NOTICIAS | COVID-19 | TURISMO | CULTURA | COMISIÓN DIRECTIVA | INSTITUTO DE FORMACIÓN | | INFORMES | PARITARIAS | EMPRESAS | CONTACTO
Central de Trabajadores de la Argentina Seguinos en Twitter Contactanos por WhatsApp Seguinos en Facebook
El sindicato sos vos, somos todos
BUSCAR
Noticias | 15/05/2020
La salud, el salario, los puestos de trabajo y las miserias personalistas en épocas de crisis
Estamos inmersos en una crisis inédita, no sólo en nuestro país, sino en el mundo, en la cual la disyuntiva es quién pagará la crisis: ¿los trabajadores o los sectores más poderosos? En la Argentina tiene su correlato en los despidos, pese a los decretos que los prohíben, o rebajas salariales compulsivas e ilegales y también sustentadas en un acuerdo “legal” entre la CGT y la UIA que pactó una rebaja del 25%. La AAPM de la RA, en cambio, firmó un acuerdo por el 100% de los salarios, los puestos de trabajo y la salud de las y los apm, basado en el artículo 223 de la Ley de Contrato de Trabajo.

La AAPM no suscribió ningún Procedimiento Preventivo de Crisis  (art.. 247 de la LCT que permitiría despidos por el 50% de indemnización y requiere que el empleador pruebe su estado de crisis), como desde la ignorancia o la mala fe sugiere un volante firmado por Juan José Giménez. El acuerdo firmado es “una suspensión concertada de la prestación laboral” con el goce íntegro de haberes netos y garantía de no despidos.

Recordemos la incertidumbre del momento en que se firmó y que se extiende hasta hoy y se proyecta a futuro. Solo Techint, la empresa más grande del país, despidió a 1400 trabajadores, Penta 300, hubo suspensiones sin goce de sueldo, bajas salariales. En ese marco se consultó a todas las seccionales del país si se aprobaba firmar ese acuerdo, que en caso de no cumplirse daría más armas legales y gremiales para la defensa de los visitadores médicos. Aunque sea sorprendente, solo seis dirigentes votaron en contra, sin propuestas alternativas.

Esto es, lisa y llanamente, una irresponsabilidad personalista de su parte, ya que de no firmarse el acuerdo se dejaría expuestos a los visitadores médicos a rebajas salariales en acuerdos individuales o por laboratorio, e incluso  a la pérdida de sus fuentes de trabajo. Esa era exactamente la posición de muchas gerencias que se negaban al acuerdo y encontraron sus voceros en el seno de nuestro sindicato en estos dirigentes.

En un contexto en el que se están desfinanciando los sistemas de salud, mediante el acuerdo se logró conseguir un aporte solidario de $2000 por afiliado para nuestra obra social que sirve para paliar -en parte- la crítica situación por la que atraviesan la totalidad de las obras sociales. Consideramos repudiable que el sector empresario trate de desfinanciar a la OSAPM pero aún más grave y carente de ética es que la seccional de Giménez, que descalifica el acuerdo aprobado por amplia mayoría, oculta que alberga en su seno 23 dirigentes que no aportan a nuestra obra social y sí lo hacen a las prepagas que tienen patrocinio de la industria farmacéutica

Nuestra decisión, la de la mayoría del gremio, fue no sacar a la luz las divergencias porque sabemos que en estos momentos es imprescindible actuar en unidad, debatiendo propósitos y avanzando en conjunto. No queremos mostrar fisuras frente a los que quieren que sean los trabajadores los que paguen la crisis. Las situaciones límites -dicen- exponen lo mejor de la sociedad y también sus miserias, pero las miserias son las que más se notan: en este contexto el comunicado firmado por dirigentes encabezados por Giménez solo contribuyó a profundizar la angustia en base a falsedades.

La firma de este acuerdo fue un gran esfuerzo, pero siempre persiguió el compromiso asumido hace mucho tiempo de no firmar jamás un convenio a la baja.

 ¿Hay laboratorios que no cumplen? Sí, y los estamos denunciando ante las autoridades competentes que son el Ministerio de Trabajo y de Salud. El esfuerzo para que se garantice el acuerdo es un compromiso de todo el gremio, fundamentalmente los delegados que son los representantes directos de los visitadores médicos en los laboratorios. En el paroxismo del ridículo, Giménez envía una carta documento a Roemmers reivindicando el acuerdo que denuncia y malgasta esfuerzos en algo inútil en pos de su personalismo: las denuncias se realizan ante los ministerios. Es el abanderado y el vocero de las patronales que quieren la rebaja salarial.

Pasará el virus, quedarán los que hicieron el esfuerzo para garantizar los puestos de trabajo, el salario y la salud. Y también quedarán los miserables que creen que todo es bueno para sus intereses personalistas o, peor, para las patronales, que son sus mandantes. Los Visitadores médicos ya los pueden diferenciar.

AAPM de la RA

Comisión Directiva